Tuesday, 14 April 2009

El Alpha Flight de Mantlo

La etapa de Mantlo en Alpha es de los comics más vapuleados que he visto yo en mi corta vida (da igual mi edad, todos vivimos cortas vidas). Sin embargo mi percepción es bien distinta. La etapa de Mantlo en Alpha me parece un derroche de creatividad, fantasía, imaginación a raudales y aventuras. Escribo este artículo para hablar (bien, aviso) de la etapa de Mantlo en Alpha Flight.

Alpha Flight era una serie de exito que llevaba el sello de su creador: John Byrne. Curiosamente el autor no estaba a favor de crear la serie, ya que consideraba que era un equipo menor que se creó únicamente para ser un oponente importante de La Patrulla X, pero contra todo pronóstico el primer número arrasó en ventas. La colección era distinta al resto, no sólo porque era un equipo candiense (y lo digo porque realmente se notaba que era canadiense en las localizaciones y en la política local que se respiraba), sino porque sus protagonistas eran atípicos en el Universo Marvel. A pesar del éxito y las buenas críticas, Byrne se aburrió de su equipo (ya había contado todo lo que quería contar) y propuso el cambio de colección al equipo creativo que en ese momento llevaba a Hulk y a pesar de las quejas del dibujante, Mike Mignola, el escritor, Bill Mantlo aceptó el cambio. Mignola odiaba dibujar comics de superheroes y disfrutaba con Hulk porque no era un superheroe al uso y habitaba el mundo de fantasía de la Encrucijada. Solo duró tres números y posteriormente declaró que odió dibujar cada uno de ellos. Mantlo según él mismo comentó, entendía que Alpha no era una colección de grupo sino una agrupación de individualidades y buscó convertirlos en un grupo de verdad. Por lo tanto empezó a introducir cambios estructurales que hicieron distanciarse mucho a los lectores habituales de la colección.

Debo reconocer que mi aproximación a Alpha Flight fue distinta a la del público general. En España la colección de Hulk (que comenzó como quincenal pocos años antes) cerró en su número 49 y pasó a editarse como complemento de Alpha Flight en una jugada editorial acertada, en el sentido de que ambas colecciones tendrían en unos números un cruce en su historia. La unión funcionó y duró muchos años en los quioscos, hasta que coincidieron etapas realmente flojas en ambas colecciones. Yo no conocía a Alpha (ni tenía intención de conocerla, ya que estaba bastante mosqueado porque le habían quitado la colección a "mi" heroe), pero compré la colección para seguir las apasionantes (para mi) historias de La Masa en la encrucijada. Poco después descubrí que en la papeleria de un centro comercial al que solíamos ir vendian comics americanos (era un Jumbo o un Pryca en la zona norte de Madrid, y recordemos que por aquella época no había muchas tiendas especializadas). Al principio compré los de Hulk, para ver "qué iba a pasar" porque medio comic al mes se me quedaba muy corto. Pero vi uno de Alpha que me llamó la atención. Había una "chica guardián", un Sasquatch Blanco y un "robot transformer" el dibujo era realmente bueno (el dibujo era de un novato desconocido llamado "Jim Lee"), y los personajes parecían completamente distintos. Me intrigó y lo compré. Y poco después me descubrí comprando comics americanos de Alpha pero no de Hulk (por aquella época ya estaba Milgrom con el personaje, así que la elección parecía obvia). Y me parecieron unos comics espectaculares, con otros mundos y fantasía a raudales (el juicio por la herencia de Langwoski fue apoteósico).Yo en aquellos días ni siquiera miraba quienes eran los dibujantes de los comics, mucho menos los guionistas pero me gustaba La Masa y fue la colección que me aficionó a Marvel, y, sin saberlo, en cierto momento resultó que me gustaban más los de Alpha... Sólo años después descubrí que ambos los escribía la misma persona: Bill Mantlo. Y así me fue como me compré el último número original de Mantlo en Marvel sin saberlo. Curioso ¿no?

Hace poco vi una encuesta en una web americana sobre ciertos datos de Alpha y resultaba muy curioso ver que mientras muchos calificaban el Alpha de Mantlo como el peor (en dura pugna con Hudnall, que por cierto se escuda en la baja calidad de sus números diciendo que se pasó varios números intentando "arreglar lo que había hecho Mantlo") había cierta unanimidad con que el mejor villano de Alpha era la Reina Duende... y la Reina duende fue invención y desarrollo de Mantlo. ¿Es coherente? Evidentemente a los lectores habituales de la serie no les gustó los cambios que introdujo Bill en Alpha respecto a lo que nos había contado Byrne. Sin embargo la colección se mantuvo en el quiosco (como lo hacían todas las series de Mantlo) durante los 34 números que escribió, y aún duró un par de años más. Y para personas como yo, que no tenían ese apego inicial a los personajes de Alpha, su etapa es un referente de historias creativas e innovadoras.

5 comments:

Ismael Fancito. said...

Yo leía el episodio con el regreso del villano Mortal Ernest justo cuando mi hermano andaba con la varicela. Y el nommbre de mi hermano es Ernesto... El pudo desquitarse cuando apareció un bicho llamado Ismael en la serie de Hulk.
Alejando nuestro natural apego a los objetos cargados con reminiscencias infantiles, Alpha flight me sigue pareciendo una serie excepcional. Además de aprovechar la 'Santa continuidad marvelita', Lobezno, la Patrulla de Claremont, introduce a los personajes en las más extrañas circunstancias. Lo de Langkowsky, por ejemplo, es imposible contarlo hoy; porque más que cambios se trata de transformaciones y, normalmente, lo que uno encuentra en los universos superheroicos DC y Marvel cuando le dan a la clavija del cambio/rumbo en una colección son revelaciones, nuevos camuflajes y añagazos biográficos. Además, frente a la ola británica posterior, Mantlo transformaba siguiendo la pesada historiografia Marvel.
La verdad, no tengo ni pajolera idea de quién es Bill Mantlo pero sus historias con Alpha flight parecen arrancadas de la libreta de un psicoterapeuta teórico que estudiase sobre la constancia bipolar y los equilibrios antagónicos de lo imaginario a través de rafagas de ensoñaciones controladas. Y lo de Puck... Inimaginable. Quizás si le hubiesen dado a Mantlo la cole de Loezno a la marcha de Byrne tendriamos algo más grande hoy (la peli también habría llegado muchos años antes, seguro).

Omoloc said...

Pues ya somos tres!

El otro día encontré a otro admirador del Alpha Flight de Mantlo.
http://www.cronicaspsn.com/tiras/cronica-233-casi-perfecto/#comment-1929

¡¡Deberíamos montar un club!!

Salu2!

Anonymous said...

¡Qué buenas historias nos dejó! Hay muchos títulos donde Mantlo me ha dejado una huella imborrable como en Spiderman en la saga de Viaje en el tiempo, o algunos números sueltos de Iron Man, Rom el robot plateado del espacio basado en los juguetes, o la Mosca Humana que no cojonera, a cual número mejor. Alpha Flight no tengo el privilegio de haber leído nada pero si mantiene el nivel de cualquiera de sus obras estoy seguro que tiene que ser bastante bueno, con un poco de suerte puede que la publiquen en la línea Golden que Panini parece está afianzado últimamente. Creó unos personajes muy convincentes, dotados de gran personalidad como Tigre Blanco o Sota de Corazones. Sus comics destilaban bondad, es decir unas historias muy humanas.

Por cierto Omoloc, muy buenas las entradas.

Saludos de Rick

SANTIAK said...

RECONOZCO QUE A MI NO ME GUSTA LO MÁS MÍNIMO. PERO ES QUE YO SOY MONOVARIETAL.

SALUDOS.

SANTIAK

Ozymandias said...

Yo siempre pensé que el odio que byrne procesaba a Jim Shooter fue debido que este había destrozado Alpha Flight al poner a Bill Mantlo al fente de ella.
Desde luego Bill hizo todo lo que pudo por destrozar la serie, convertiela en un mero remedo de Vengadores, tramas absurdas cambiando el origen y la personalidad de casi todos los personajes, muertes absurdas y la peor líder de un grupo de superheroes de la historia, Heather MacNeil Hudson incapaz de tomar una decisión acertada aunque esta fuera la única posible, capaz de asesinar a una compañera de grupo sin razón etc.
En fin en mi opinión su etapa fue un absoluto desastro.
Saludos